Tu dharma


Quiero hablar del dharma, de aquello que estamos predestinados a hacer. Eso que fluye naturalmente y se dispone en tu camino para lograr tu auto-realización como ser humano.

Por lo general las personas conocen el concepto de karma, pero no de dharma. El karma responde a la ley de causa y efecto, a la enseñanza “cosecharás según lo que siembres”. Cada detalle que vives tiene una repercusión micro o macro global, según la visión del karma, incluso incluye nuestras acciones de vidas pasadas.

El dharma también se rige así, y quien lo practica ha decido tomar plena atención en el presente y en el impacto que genera a su alrededor. Cuando sigues el camino de encontrar tu dharma, empiezas a explorar realmente quién eres, descubres las virtudes y talentos que tienes para compartir ,y desde esta identificación, el cómo y dónde se va a manifestando en tu destino, viene por añadidura. Ocurre gracias a la conexión que lograste tener contigo mismo y con tu rol por ser un ente pacífico y armónico en la sociedad. Ojo que “pacífico” no significa inactivo, sino bondadoso y compasivo con quienes lo necesitan. Cuando estás viviendo tu dharma los encuentros, personas, trabajos, relaciones, noticias y situaciones son positivas y nutritivas. De hecho, muchas veces parecen “mágicas”, ante nuestras creencias y pensamientos racionales. Para vivir el camino de tu dharma, transforma tu karma, sana viejas heridas, amistades, o situaciones que reconoces que no actuaste desde el amor y la bondad. Libérate de todo lo que no esté en sintonía, para permitirte acceder a un crecimiento personal.

El aprendizaje del dharma es que todo está unido, y que tú tienes el poder y control de todo lo que sucede a tu alrededor. Nuestra evolución como seres humanos, depende de tu propia revisión y de cómo estás viviendo la gran rueda de la vida.

#dharma #destino

Entradas destacadas